Cómo bordar una nueva materia

9026372290_c42b73e3e5_z-min.jpg
Créditos

Digamos que nunca has recibido clases de inmunología por lo que tienes poco conocimiento del tema. ¿A qué nivel inicias el proceso de aprendizaje? ¿Eliges un manual de referencia especializado y seguirás adelante simplemente? ¿O comienzas con un texto introductorio que funciona a niveles más generales? Debido a que tu pan de todos los días es ser ambicioso, podrías inclinarte por elegir el manual especializado. “Voy directamente a la maratón, ¡no necesito entrenamiento!” Con esta estrategia no llegarás muy lejos. ¿Por qué? Porque cuando pasas directamente a los detalles, toda esta información tiene poco sentido para ti.

Un factor importante que determina el almacenamiento real de nueva información es cuánto conocimiento previo tenemos sobre el tema. El aprendizaje es más fácil cuando podemos conectar nueva información a conocimientos previos. El problema con saltar directamente en la maleza, como principiante, es que te perderás en el gran laberinto de detalles que son difíciles de poner juntos, dejándote el cerebro saturado.

Además, perderás el bosque entre los árboles. Atrapado en los detalles, no verás las propuestas básicas, tales como que “se liberan citoquinas por las células inmunes en respuesta a patógenos invasores” ya que te perderás en los cientos de detalles que hay. Principios generales como éstos no siempre son obvios, especialmente para los novatos. Los buenos libros de texto y los buenos maestros te mostrarán claramente las ideas principales, pero no lo harán otras muchas fuentes, sino que te dejarán sin ayuda alguna para la creación del cuadro general. Es por eso que el enfoque correcto es moverte secuencialmente desde niveles de detalle más bajos hacia niveles donde esos detalles sean más altos. Al aprender de esta manera, permitirás que tu cerebro absorba y comprenda mucho más que si se sumergiera directamente en las profundidades místicas del conocimiento. 🙂

Aprender de esta manera secuencial también caracteriza un estudio estratégico. La mayoría de nosotros nos desarrollaremos en diferentes especialidades, donde nuestro conocimiento será rico y profundo. Para estos casos, querremos adquirir un conocimiento especializado muy detallado. En cambio, para cualquier otra cosa, la imagen general es suficiente, que, si se olvida, se puede encontrar en una referencia externa. Pero para saber qué buscar, debes tener los conocimientos básicos. Es suficiente ver los vínculos importantes entre los diferentes conceptos.

Para un nivel básico, necesitarás algo como “¿Cómo funciona el sistema inmunológico? Si estás comenzando, debes leer algo como eso para conseguir una idea aproximada acerca de los elementos de la Inmunología y la forma de vincular estos juntos. Si deseas profundizar, debe pasar, por ejemplo, a Basic Immunology de Abbas y Lichtman. Y si deseas algo más en detalle, podrías avanzar con Inmunología Molecular y Celular de Abbas y Lichtman.

Al aprender de esta manera secuencial, absorberás, comprenderás y recordarás la cantidad máxima de información. Intenta ir directamente a la Inmunología Molecular y Celular y te golpearás como de una roca. De hecho, los estudiantes de medicina a menudo se quejan de que un tema similar como la Inmunología es un reto complicado, y una de las razones es que los maestros a veces dan demasiados detalles desde el principio, el bombardeo abruma y los estudiantes se pierden. Por eso, los estudiantes inteligentes tendrán confianza en su propio juicio al elegir libros introductorios adecuados para una nueva asignatura.

Este es un ejemplo, úsalo para tu situación concreta estudies lo que estudies.

Anuncios

Ley de la atracción, realidad o mito

No conozco en detalle qué comprende esta ley en su totalidad, pero no tienes que ser ningún tipo de místico que, a través de rituales de dudoso origen, invocas este poder…
9627976232_22bb5c43a5_z.jpg
Créditos
Para estar seguros de que estamos en la misma longitud de onda, os diré brevemente de qué se trata. La ley de la atracción es que cada uno de nosotros tenemos una cierta frecuencia de vibración, principalmente determinada por la calidad de nuestros pensamientos y emociones, que a su vez son energía pura.
Las señales electromagnéticas generadas por el corazón tienen la capacidad de afectarnos a nosotros mismos, a los demás, pero también al entorno circundante. O en breve: es como un boomerang, es decir, lo que emites afuera, inevitablemente regresa a ti.

No soy el tipo de persona a la que le gustan este tipo de rarezas, especialmente si tiene una influencia oriental, no me preguntes por qué, simplemente no me gustan. Sin embargo, con el deseo de extraer las enseñanzas que me pueden ser útiles, he llegado a la conclusión personal de que esta ley es una especie de predisposición mental para alcanzar un objetivo. Y os explico lo que entendí:

Tu mente está alineada con el hecho de que alcanzará un objetivo a través del trabajo constante realizado en el sentido elegido, dado que este trabajo produce una transferencia de energía entre el pensamiento y la acción que luego te alinea todavía más con el objetivo impuesto obtienes una inminente sensación de éxito que te hace trabajar aún mejor. Es un círculo vicioso que va de la acción al pensamiento, del pensamiento a la acción y de la acción al pensamiento, pero cada vez a un nivel más profundo. No es importante por dónde empiezas, es importante hacerlo ahora. ¿Por qué? Porque, por ejemplo, si quieres cambiar tu forma de ser, entonces tu único tiempo para hacerlo es el presente porque cuanto más pasa el tiempo, más nos alejamos de la meta deseada porque otras influencias ocupan nuestras mentes haciéndonos perder el objetivo de vista y cambiando nuestras acciones diarias que acaban profundizándose en algo que ahora mismo no te gusta pero que sí te dará placer un día sumiéndote en algo que irónicamente te da placer pero te hace infeliz.

Con o sin ley, desde mi perspectiva, tiene importancia el hecho de que la perseverancia te llevará a tu objetivo. Es un tipo de fe práctica, deseas y sucede, como si de magia se tratara. Así que cuida tus pensamientos ya que ellos conducen tu vida consciente e inconscientemente.

Ah, y si quieres un cambio en tu vida, de verdad, que sepas que no podrás realizarlo mañana. Cada día tiene sus propias preocupaciones.

No solo para evitar las agujetas…

El calentamiento es una técnica esencial y común realizada antes de empezar la sesión de cualquier tipo de entrenamiento deportivo. La intensidad y la forma de desarrollo del calentamiento dependerá del tipo de deporte que se desea practicar, las condiciones del medio y el grado de preparación del atleta.

13679479875_5e4c7713d9_z-min
Créditos

Si deseamos obtener el máximo rendimiento de nuestro cuerpo al esfuerzo que realizamos, necesitaremos una fase de adaptación, que activarán una serie de mecanismos de adaptación cardiaca, muscular, circulatoria, nerviosa y respiratoria que nos permitirán ser eficientes.

Los efectos y beneficios del calentamiento:

  • Crecer la capacidad de contractilidad muscular: el primer efecto del calentamiento es un crecimiento del flujo sanguíneo hacia los músculos que realizan el esfuerzo. Esto es muy importante, ya que la primera consecuencia es el crecimiento de la temperatura del grupo muscular ejercitado, obteniendo mayor viscosidad intramuscular, lo que reduce la fricción a nivel muscular interno y aumenta la elasticidad. La capacidad contractil de muchos músculos agonistas es favorecida, facilitando los movimientos a gran velocidad. Y no solo eso, el crecimiento del flujo sanguíneo ofrece un aporte mayor de oxígeno y nutrientes indispensables para el funcionamiento óptimo del músculo.
  • Mejorar el nivel de psicomotricidad: la repetición de los movimientos precedentes a la fase del entrenamiento propiamente dicho, permite adaptar el sistema neuromuscular al tipo de carga que se va a realizar, obteniendo una mejora clara en el sentido cinético y psicológico, ya que con las repeticiones crece la atención, la percepción sensorial y la concentración, creando un estado de espíritu necesario para sostener el esfuerzo físico ulterior.
  • La prevención de lesiones: la falta de calentamiento tiene como consecuencia una fricción entre las fibras musculares y una falta de coordinación entre los músculos agonistas y antagonistas lo que se traduce como causa de las rupturas fibrilares y de tendón más frecuentes, contracturas, etc.