Cómo mejorar en lo que sea

O cómo convertirte en un pro o aprender de una manera realmente eficiente…

39185590060_6ff9c7c916_z-min.jpg
Créditos

 

  1. El primer paso es tener un objetivo claro
    1. Meta: no sirve quiero ser el mejor sino más bien entender de una manera exacta a dónde quieres llegar. “Quiero llegar al km 42 de esta carretera”. En otras palabras: sabes por dónde tirar a grandes rasgos, es decir, por la carretera y el sistema de medida que usarás, los km. Es algo tan claro que casi a cualquier persona que se lo digas, ésta lo entenderá racionalmente.
    2. Motivación: pregúntate el porqué. Y hazlo en profundidad. Cuantas más razones tengas de peso más ayuda tendrás para perseverar en tiempos de adversidad. “Quiero llegar al km 42 de la carretera porque allí está Ana, el amor de mi vida, esperándome y representa mi fuente de equilibrio y confianza con la cual podré formar una familia y comprender mejor el amor que he de tener hacia los demás consiguiendo de esta manera un caracter más servicial y bueno según la Biblia porque soy cristiano y creo que lo que cultivo ahora perdurará eternamente.”
  2. El segundo paso es tener los recursos
    1. Tiempo: es necesario para obtener otros recursos como el dinero y toda la lista de “ingredientes” necesarios para “tu receta”.
  3. Una buen plan
    1. Usarás tus recursos para conseguir el objetivo deseado según el tiempo que tienes disponible.
    2. Tu plan es la manera en que tu cerebro prioritiza las cosas colocándolas en el orden adecuado de ejecución. En otras palabras: tu plan puede mejorar y lo hará seguro, es decir tu mente. Por lo tanto, no dejes a nadie que haga tu plan pero escucha los consejos.
    3. Si nunca has hecho un plan de vida/proyecto/etc., usando el punto 2 anterior, procura escuchar los consejos de los demás/buscar información.
    4. Cuanto más tiempo dediques a hacer un mejor plan mejor emplearás los recursos.
  4. Actitud
    1. Realmente este punto tendría que ir antes pero no pasa nada al igual que tampoco debemos bloquearnos ante una derrota/obstáculo en el camino. Estos son momentos en los que los planes mejoran. Estos son los momentos que nos recuerdan a no rendirnos a pesar de que las cosas inicialmente no salgan como queremos y que es importante recalibrar nuestro plan si tenemos un momento o seguir adelante si el momento lo demanda manteniendo una manera de comportarse como si todo estuviera saliendo según el plan. Si tienes tiempo para replanificar, hazlo. Sino, no te bloquees. Puedes cambiar de opinión pero no te bloquees.
  5. Remix:
    1. El plan basado en un objetivo para prioritizar el uso de recursos de manera eficiente se realiza para obtener un conocimiento teórico y práctico de la habilidad que queremos conseguir. Fíjate, que he dicho habilidad, con lo cual si lo que planeas aprender tiene múltiples habilidades podría ser sabio aclarar primero las habilidades una por una y luego tratar de combinarlas. “Despacito y con buena letra”.
    2. Mezclando todo lo de los puntos anteriores podemos entender que cuando las cosas no salgan según como deseamos hay que analizar el error. “Si fallas, aprendes analizando tu fallo”. Una vez entendido qué causó el error y porqué no pudimos corregirlo a tiempo tendremos que realizar un plan para resolver ese error.

No pienses que esto es demasiado tedioso, LO ES SIN DUDA. Especialmente si eres un novato. Pero puedes ser un novato sin problema, todos lo somos en algo. A lo que me refiero con novato o novata es al hecho de perder la calma al no entender que todo se resume a levantarse cada vez que caigas y entender el porqué y construir lo necesario para evitar esas caídas en el futuro. Así es la vida, luego te ríes al final. Y bien fuertemente…

“Per aspera, ad astra”

“Por el sendero áspero, a las estrellas”

Por lo tanto, recuerda que por tener vida ya tienes lo más caro del mundo y por lo tanto eres más que trillonario y planifica de manera que los hábitos que desarrolles sean para vida y no para muerte. Tal vez sería interesante hacer un plan para averiguar qué es lo que realmente te trae vida y lo que no…

Art-min.png

Puedes entretenerte replanificando, es divertido y productivo. 😀

Anuncios

Cómo estudiar para los estresámenes

12873661_1006223979424664_532850214_o

El momento de la verdad se acerca nuevamente y es posible que todavía no hayas empezado a estudiar. Si normalmente eres una persona organizada, seguramente ya hayas empezado a planificarte. Si no, y así es como yo era al principio, tu idea de establecer un plan se limita a estudiar el máximo de horas posibles y a empezar por la materia cuyo examen está más cerca. ¡Quiero salvarte, para que veas lo bonita que puede ser tu vida!

Puede que hacer un plan te parezca desquiciante, pero no tiene por qué ser así. Olvídate de eso! Si realizas un buen plan obtendrás muchas ventajas:

  • Liberarás la “memoria RAM para dedicarte solo a estudiar.
  • Reducirás el estrés y la ansiedad.
  • Te mantendrás saludable, lo que mejorará tu rendimiento intelectual.

PRINCIPIOS GENERALES PARA REALIZAR UN PLAN

  1. Reserva tiempo para 3 cosas fundamentales: comer adecuadamente, dormir lo suficiente y hacer deporte. Los exámenes finales son un maratón. Puedes permitirte comer algunos alimentos poco saludables y dormir poco la noche anterior del examen, pero no puedes hacer eso durante 2-3 semanas seguidas, porque tu eficacia a la hora de estudiar se reducirá excesivamente.
  2. Aplica el principio de Pareto con cada materia. Es decir, selecciona el 20% de los apuntes que te proporcionarán un 80% de beneficio para el examen final. La proporción 20/80 no es muy realista para los exámenes de la universidad pero ya entiendes la idea: evita las introducciones históricas que no saldrán en el examen, esquemas inútiles, detalles exagerados, etc.
  3. Evita la tentación de procrastinar. Cierra el WhatsApp, el Facebook, la página de Beneberak, etc. Huye de los vídeos de gatitos monos de YouTube. Voluntad de hierro. Si quieres puedes pedirle ayuda a tu madre o a tu compañera de piso. Encuadra tu tiempo digital en periodos dedicados exclusivamente a esto.
  4. Cuántas horas disponibles tienes. Cuenta las horas que necesitas para comer, dormir y hacer deporte, y sé generoso, date el tiempo suficiente. Un truco: termina siempre de estudiar un día antes del examen y utiliza el último día para descansar, si estás muy cansado, o para seguir estudiando si estás muy al límite.
ETAPA 1. PREPARA EL MATERIAL Y DETERMINA LA NOTA QUE NECESITAS SACAR EN CADA EXAMEN

Esto se hace al principio del semestre. Si no tienes el material, el primer paso es obtenerlo antes de empezar a estudiar:

  1. Recoge todos los apuntes de todas las clases y prácticas. Acude a tus amigos y a una bibliografía de un nivel acorde a tus necesidades (no hiperespecializada”, pero tampoco demasiado superficial).
  2. Revisar el plan de la asignatura puede ser de ayuda.
  3. Analiza el peso que tendrá el examen final en relación a los exámenes parciales o a los trabajos escritos: si el examen final representa el 80% de la nota, debería estudiarse más detalladamente que en el caso de que representara el 40% del total. Esto cambia mucho dependiendo de la universidad en la que te encuentres o la carrera que estés estudiando.
  4. Consigue exámenes para practicar. Si tienes suerte, tendrás los tests de otros años de los mismos profesores. A falta de éstos, puedes utilizar preguntas tipo examen hechas en manuales, libros (sí, libros, esos objetos carentes de alma, que se encuentran en las bibliotecs universitarias); y en el peor de los casos, tests online con fuentes de confianza.
ETAPA 2. CUENTA CUÁNTAS HORAS TIENES DISPONIBLES Y ESTABLECE TUS PRIORIDADES
  1. Reserva tiempo para las comidas.
  2. Reserva tiempo para hacer deporte. Por la mañana o por la tarde, según prefieras. Si reduces demasiado tiempo para el deporte, tus endorfinas disminuirán y el estrés aumentará.
  3. Reserva tiempo para dormir, en función de tus necesidades… 7, 8 ó 10 horas, ¡el sueño es SAGRADO!!!
  4. Cuenta las horas reales de estudio al día y multiplícalas por los días que quedan hasta el examen. En general, no es posible estudiar y estar concentrado más de 8 horas al día, pero esto también depende de ti.
  5. Divide las horas entre las diferentes materias. Si tienes tiempo suficiente entre exámenes no necesitas hacer esto. Si no, tendrás que alternar el estudio para ambas materias. Debes elegir las horas de estudio en función de la importancia de la disciplina:
    1. Más horas para las materias difíciles, las que no llevas al día o en las que tienes bajas notas en los exámenes parciales.
    2. Más horas para los exámenes que constituyen un mayor porcentaje de la nota.
ETAPA 3. SITÚA LAS HORAS EN UN CALENDARIO

Hazlo lo más detalladamente posible. Así reducirás la carga mental. Parece una tontería, pero el decidir cada vez lo que vas a estudiar te quita un poco de energía, y necesitas conservar la energía para el estudio y la revisión. El calendario te puede ayudar, por tanto, para controlar lo que ya has hecho y lo que tienes que hacer en cualquier momento.

No olvides que la diversidad te ayuda a descansar el cerebro:

  • Cambia el lugar de estudio. Repasa paseando por el parque, ve a la biblioteca, etc.
  • Cambia entre las modalidades de estudio. Lee, haz resúmenes, esquemas, mapas conceptuales, etc.
  • Cambia la postura de estudio. De pie o sentado, no te quedes más de una hora en la misma posición. Bebe agua y descansa los ojos.
ETAPA 4. EMPIEZA TU CICLO DE ESTUDIO

Organiza tu ciclo de estudio (que podría ser igual que el mío) y asígnale un tiempo específico en tu calendario:

  1. Lee comprendiendo. No pases a la siguiente palabra hasta que no entiendas todo (a veces, antes, vas a tener que leer el texto completo).
  2. Cuando leas, procura explicártelo. Nuevo concepto, nueva explicación.
  3. Asocia ideas entre otras asignaturas u otras cosas (indiferentemente de si son serias o no) para mantener a tu cerebro concentrado.
  4. Lee todo de nuevo y subraya únicamente las ideas que utilizarás para crearte un examen propio.
  5. Crea un examen. Como si tú fueras el profesor. No pasa nada si no conoces lo suficiente del tema, esto te ayudará a ver qué has aprendido y estimulará tu cerebro para mantenerse alerta y poder retener información de manera más rápida.
  6. Haz un mapa conceptual/esquema. Para crear una estructura lógica, el esqueleto.
  7. Haz tarjetas de repaso. Con dos colores diferentes (uno para la parte de delante y otro para la parte trasera de la tarjeta) y unos folios podrás crear tantas preguntas como consideres necesarias y así poder memorizar de manera eficiente (sin empollar). Puedes utilizar Anki. ¡Es genial!
  8. Repite las tarjetas de repaso. No todo el tiempo, sino solo el 10% del tiempo que te queda para el examen, es una técnica para no olvidar nunca y la cual obliga a tu cerebro para que se vuelva más receptivo. Por ejemplo, si el examen lo tengo en 7 días, eso significa que aproximadamente repetirías cada 16,8 horas. Si lo tengo en 2 meses (60 días), entonces una vez cada 6 días.
  9. Repite el mapa conceptual/esquema.
  10. Si no entiendes algo, pregunta. Será una excelente oportunidad para hacerte un posible amigo (profe o no) y poder colaborar juntos.

Sigue estos pasos, indiferentemente de qué estés estudiando y te asombrarás de cuan fácil resulta estudiar si lo haces con antelación y sin sobrepasarte. Olvidarás lo que significa el estrés en los exámenes. Tu deseo de encontrar un método mejor para estudiar te ha salvado.

Los audaces vencen

Cómo usar Habitica

Habitica es una aplicación muy útil para obtener hábitos necesarios en tu vida, para organizarte mejor y para convertirte en alguien más productivo utilizando unos métodos simples como si jugaras un juego de rol donde controlas a un personaje que desarrollas. Si necesitas la motivación necesaria para empezar algo nuevo y a ser perseverante en ello, entonces este es tu artículo.

Después de que elimines los Hábitos, Diarias y Pendientes de ejemplo, puedes comenzar tu aventura en Habitica realizando tres sencillos pasos.


Paso 1: Añade tareas

Primero, añade algunas tareas. Puedes añadir más después conforme se te vayan ocurriendo.

  • Añade aquellas tareas que realices una sola vez o raramente en la columna de Pendientes, una por una.
  • Las actividades que realices diariamente o en algún día en específico añádelas en la columna de Diarias. Haz click en el icono del lápiz de cada elemento para seleccionar los días en que la realizarás.
  • Añade los hábitos que quieras establecerte en la columna de Hábitos. Edita cada hábito para determinarlo como un buen hábito (+) o mal hábito (-).
  • Las actividades o “premios” personales que quieras usar como una motivación o que te quieras permitir con moderación las puedes añadir en la columna de Recompensas.

Bonus: Si te falta inspiración, revisa los Hábitos de ejemplo, Diarias de ejemplo, Pendientes de ejemplo y Recompensas de ejemplo.


Paso 2: Gana puntos cumpliendo tareas

Al completar tus tareas ganarás puntos de experiencia (PE) que te ayudarán a subir de nivel, así como monedas de oro (GP) que te servirán para comprar Recompensas. Si recaes en algún mal hábito o fallas en cumplir tus actividades Diarias perderás puntos de salud (HP). En ese sentido, las barras de experiencia y salud en Habitica te servirán como un divertido indicador de tu progreso hacia tus metas.


Paso 3: Personaliza y explora Habitica

Una vez que estés familiarizado con los aspectos básicos puedes sacar más provecho de Habitica con estas estupendas características:

  • Organiza tus tareas con Etiquetas y Listas.
  • Personaliza tu Avatar (mediante el menú Usuario).
  • Compra y cambia tu equipamiento.
  • Escoge una clase (al llegar al Nivel 10) y usa habilidades específicas para ella (Niveles 11 al 14).
  • Relaciónate con otros usuarios en la Taberna, un Grupo, Gremios o participa en un Desafío.
  • Colecciona mascotas recolectando  huevos y pociones de eclosión. Aliméntalas para crear Monturas.
  • Derrota monstruos y acumula objetos en Misiones.
  • ¡Disfruta tu estancia en el mundo Habitica!