¡Denúnciales!

Tras una larga travesía en distintos servidores derrochando esfuerzo y tiempo, construyendo tu historia junto a unas estructuras arquitectónicas dignas de admiración cual partenón griego, terraformando islas y montañas que rozan el cielo a través de métodos exhaustivos, diseñando granjas intensivas y extensivas para una recolección eficiente, consiguiendo un equipamiento a través de menesteres laboriosos que rozan la perfección y que requiere de tus aptitudes hercúleas, haciendo sacrificios y estableciendo prioridades para determinar una exorbitante estrategia queriendo lograr así un nombre en los campos de batalla, fuiste abatido por un ser con alma frágil que usa técnicas prohibidas para así resarcirse de sus debilidades y de sus falencias de poder, uno que nunca hubiese podido conseguir. También fuiste derrotado por un aristócrata del dinero que por su capital pudo obtener un armamento prácticamente imposible de superar para cualquier otra persona. Quizás fue un dios que, aprovechándose de su estatus y por la envidia que te tenía, te hizo la vida imposible al ver que la sangre, el sudor y las lágrimas que derramaste en tus particulares guerras eran recompensadas satisfactoriamente…

Es normal que tras todo eso tu mente y tu corazón se pregunten, ¿hasta cuándo?

Por ello, acudes a nosotros, los únicos capaces de acabar con todas las injusticias que imploran en este mundo en el que el nepotismo es más recompensado que el denuedo. Antes moriremos con el honor intachable, que abandonar la misión que nos encomendaste. Por eso te pedimos que rellenes este formulario lo más concienzudamente posible y des paso para que el rayo de Beneberak y el trueno de Boanerges los extermine.