Cómo hacerle “counter” a la pereza

Estás cómodamente sentado en tu sofá o en tu súper sillón reventado después de un día de… no hacer nada… Es más, no solo te sientes con cansancio sino que el aburrimiento te invade terriblemente por no tener una motivación real en ese momento de tu vida. Sientes que la vida se te escapa otra vez pero tampoco te importa ya tanto…

6654570807_cef9e7a917_z-min.jpg
Créditos

¡ESPABILA! Sabes muy bien que no estás siendo proactivo y, sin necesidad de entender el porqué, estás sumiéndote de nuevo en ese círculo vicioso de “ya cada vez las cosas me importan menos”.

Esas pocas ganas de hacer cosas influencia las actividades que tienes que hacer para ese día, pero no únicamente eso, también son resultado de las acciones que tomaste en el pasado. Es decir, serás perezoso porque lo eres ahora y lo eres ahora porque lo fuiste antes.

Llegaste a crear una tendencia que al hacerte sentir de poca utilidad te está aislando poco a poco. Te está enajenando de lo que supone un verdadero vivir, en pocas palabras, te estás deprimiendo. No estamos hablando aquí de una depresión de causa genética sino más bien de los hábitos poco higiénicos mentalmente en los que caemos de manera diaria.

Y justo de eso se trata: de caer. Bueno, más bien de levantarse a pesar de las caídas.

Siendo leales al título y para no enrollarnos más, expondremos aquí una poderosa y sencillísima forma de romper ese mal hábito. Te animo a que cuentes también con un especialista puesto que las causas de tu “pereza-depresión” podrían tener muy malas consecuencias si no se tratan tempranamente y se ignoran como es habitual. Como si solamente importara la parte física y no la mental importara, “como si un ordenador/computador funcionara solo por su hardware y no tuviera un software“.

Sé responsable de tus actos, tus decisiones diarias marcan tu vida. Aunque parezca que no tienen gran influencia, todas las decisiones que hagas “pintan como un cuadro” marcando tu destino real.

No olvides que tu pereza podría deberse también a un mal descanso y a una mala alimentación que quitan tus ganas de trabajar. Si no tienes el combustible adecuado es normal que no puedas hacer nada. Échale un vistazo a “Descanso“, “Nutrición” y “Deporte“.

Fórmula mágica que tiene su efectividad únicamente si la realizas al leerla la primera vez (¡AHORA!):

“Levántate ahora mismo de donde estés, lávate la cara, bebe algo de agua, come si tienes hambre, estira un poco, respira hondo, haz tu cama y ya estás listo para emprender problemas más complejos”. ¿Te has dado cuenta de lo que he hecho?

Empieza con algo tan sencillo como levantarte nada más te des cuenta que estás haciendo el vago y una vez te levantes haz inmediatamente otra acción sencilla como lavarse la cara o hacer la cama y ya tendrás el día a tus pies.

Mediante una minúsucla decisión has cambiado tu día, tu semana, tu mes, tu vida y la vida de las personas que te rodean. Estás haciendo un mundo mejor, ¡enhorabuena!

¡Ánimo, guerreros, estáis hechos para cosas que todavía ni podéis imaginar!

Anuncios

¿Qué significa ser interdependiente?

¡Facilísimo! “Inter-” significa entre y “-dependiente” pues que te basas en algo o alguien para, por ejemplo, sobrevivir.

10521262895_0dbddf9b99_z-min.jpg
Créditos

Sencillo, ¿no? Pues ya está todo dicho… El problema de definirlo tan rápido es que no indagamos en las aplicaciones prácticas que tiene… y puesto que soy cada vez más pragmático (“que piensa o actúa dando prioridad o mucha importancia a las consideraciones prácticas“) pues obviamente voy a tener que explicar qué he aprendido yo de esto.

¿Por qué me parece importante que se entienda esta palabra? Porque pienso que es la base de cómo cuidarse mejor física y mentalmente, a nivel individual y en relación al mundo y con las personas que nos rodean. También tiene una aplicación espiritual: una manera de ser fuerte en la vida diaria pero sin ser cruel.

Para mí la interdependencia es algo tan simple como dos naciones que ambas trabajando por igual y desarrollándose activamente han decidido unirse en una alianza para ser más poderosas defendiéndose la una a la otra en caso de ataque. No existe parte débil o más fuerte sino igual.

Esto reducido a nivel individual supone que tú como persona no trates de tener una relación de pareja con otra persona que no esté a tu misma altura. Ayudar, asistir, comprender, animar… se puede y se debe realizar con todos los que estén a nuestro alcance. ¡Debemos ser el escudo de los débiles! Pero una “alianza” en un plano más profundo de pareja se debería hacer únicamente con alguien que tenga realmente algo que aportar a nuestras vidas al ser personas que habiéndose desarrollado tal como nosotros nos confieran esa protección que nosotros también brindamos de manera recíproca.

Algo así como una falange espartana: nuestro escudo protege al compañero y el escudo del compañero nuestro propio cuerpo. Los individuos son fuertes solos pero muy fuertes juntos porque encajan, son compatibles.

De aquí, en lo que considero que es mi opinión, se podrían llegar a varias conclusiones:

  • Debo ser un individuo que primero se ocupa de él mismo para luego poder aportar a los demás sanidad, especialmente en un plano íntimo.
    1. Cuerpo sano y mente equilibrada: alimentación, deporte, descanso, estudio…
    2. Carácter manso (y no blando): desarrollo de la capacidad de entender que no hace falta engrandecernos para ser realmente grandes sino mas bien servir en lo moralmente correcto y no temer rechazar aquello que amenaza nuestra conciencia y vida.
  • Todo lo que decido tiene un fin constructivo. Mi auténtico placer está en  construir lo que realmente va a perdurar.
  • Puesto que estoy tan ocupado en construirme a mí mismo y así poder aportar a los demás verdadero apoyo con mis palabras y actos, sé que esforzarme en dar la mejor versión de mí es lo que me apasiona tremendamente y encontraré a alguien como yo simplemente porque mis decisiones me acabarán situando en un entorno afín. Algo por el estilo como cuando decimos eso de que “el amor viene solo”.
  • El mundo actual con sus crueldades y mal supone para mí un lugar de entrenamiento para obtener un carácter superior en cuanto a paciencia, tolerancia y bondad.
  • No temo ser honesto, me relaja mi autenticidad y no la cambio por nada. No pretendo ser lo que no soy y eso es verdaderamente liberador.
  • Uso las observaciones de los demás hacia mi persona como una fuente de sabiduría. Me gusta que me ayuden a mejorar y procuro lo mismo por igual.

Solamente cuando entendamos la interdependencia podremos tener una sociedad cooperativa y realmente ocupada en el desarrollo. Desgraciadamente esa paz anhelada a nivel general no está, ¡estamos en guerra! Prepárate.

¿Lucharás o fingirás?

Cómo bordar una nueva materia

9026372290_c42b73e3e5_z-min.jpg
Créditos

Digamos que nunca has recibido clases de inmunología por lo que tienes poco conocimiento del tema. ¿A qué nivel inicias el proceso de aprendizaje? ¿Eliges un manual de referencia especializado y seguirás adelante simplemente? ¿O comienzas con un texto introductorio que funciona a niveles más generales? Debido a que tu pan de todos los días es ser ambicioso, podrías inclinarte por elegir el manual especializado. “Voy directamente a la maratón, ¡no necesito entrenamiento!” Con esta estrategia no llegarás muy lejos. ¿Por qué? Porque cuando pasas directamente a los detalles, toda esta información tiene poco sentido para ti.

Un factor importante que determina el almacenamiento real de nueva información es cuánto conocimiento previo tenemos sobre el tema. El aprendizaje es más fácil cuando podemos conectar nueva información a conocimientos previos. El problema con saltar directamente en la maleza, como principiante, es que te perderás en el gran laberinto de detalles que son difíciles de poner juntos, dejándote el cerebro saturado.

Además, perderás el bosque entre los árboles. Atrapado en los detalles, no verás las propuestas básicas, tales como que “se liberan citoquinas por las células inmunes en respuesta a patógenos invasores” ya que te perderás en los cientos de detalles que hay. Principios generales como éstos no siempre son obvios, especialmente para los novatos. Los buenos libros de texto y los buenos maestros te mostrarán claramente las ideas principales, pero no lo harán otras muchas fuentes, sino que te dejarán sin ayuda alguna para la creación del cuadro general. Es por eso que el enfoque correcto es moverte secuencialmente desde niveles de detalle más bajos hacia niveles donde esos detalles sean más altos. Al aprender de esta manera, permitirás que tu cerebro absorba y comprenda mucho más que si se sumergiera directamente en las profundidades místicas del conocimiento. 🙂

Aprender de esta manera secuencial también caracteriza un estudio estratégico. La mayoría de nosotros nos desarrollaremos en diferentes especialidades, donde nuestro conocimiento será rico y profundo. Para estos casos, querremos adquirir un conocimiento especializado muy detallado. En cambio, para cualquier otra cosa, la imagen general es suficiente, que, si se olvida, se puede encontrar en una referencia externa. Pero para saber qué buscar, debes tener los conocimientos básicos. Es suficiente ver los vínculos importantes entre los diferentes conceptos.

Para un nivel básico, necesitarás algo como “¿Cómo funciona el sistema inmunológico? Si estás comenzando, debes leer algo como eso para conseguir una idea aproximada acerca de los elementos de la Inmunología y la forma de vincular estos juntos. Si deseas profundizar, debe pasar, por ejemplo, a Basic Immunology de Abbas y Lichtman. Y si deseas algo más en detalle, podrías avanzar con Inmunología Molecular y Celular de Abbas y Lichtman.

Al aprender de esta manera secuencial, absorberás, comprenderás y recordarás la cantidad máxima de información. Intenta ir directamente a la Inmunología Molecular y Celular y te golpearás como de una roca. De hecho, los estudiantes de medicina a menudo se quejan de que un tema similar como la Inmunología es un reto complicado, y una de las razones es que los maestros a veces dan demasiados detalles desde el principio, el bombardeo abruma y los estudiantes se pierden. Por eso, los estudiantes inteligentes tendrán confianza en su propio juicio al elegir libros introductorios adecuados para una nueva asignatura.

Este es un ejemplo, úsalo para tu situación concreta estudies lo que estudies.